Buenos días, Madrid

Cuando tengo exámenes, de pronto, me vuelvo súper productiva. Hago la colada, limpio mi casa, skypeo con todos mis amigos/ familiares, me entero de la última actualización de TODO el mundo en Facebook, meriendo cinco veces, me pongo al día sobre música y pelis, voy a comprar cosas, actualizo B.Blogger…  en fin, ese tipo de productividad.

Son buenos días para pensar también. Digamos que son días en los que cualquier posible problema, dilema, o mega problema-dilemón no se puede ahogar en alcohol, ni en un chocolate caliente si quiera. Son días en los que te toca enfrentarte a ellos a ti solita.

Este post, en realidad, no es porque yo tenga uno de esos días…que también. Este post se lo dedico a una de las personas más fuertes que conozco en  este mundo. Seguro que también lo es de las que no conozco. Ella sabe quién es.

Ella es…ella es muy Madrid. Muy capital de España. Ya sé que mis metáforas a veces son incomprensibles, pero espero que ya me estéis empezando a conocer. Lo que quiero decir es que es única, contradictoria, fiestera, alegre… y tiene un corazón lleno de rotos, bares, gente, amor… igualito a Madrid.

Odia las puntas abiertas y es una adicta a las compras. Va de lanzada, segura y decidida, pero luego se muere por dentro en las primeras citas y le pirra llorar con canciones de amor ñoñas. Es detallista hasta el último milímetro, pesada muchas veces. Siempre que se pone los tacones supera de todas las formas posibles a cualquier idiota que se le pueda acercar en una discoteca.

Cuando quiere, quiere de verdad. A ella un “a medias” no le vale. Nunca le valió. Sabe bien el significado de “currarse algo”. En todos los sentidos. Y también sabe lo que significa pasarlo mal y tener que seguir adelante. Quizás eso es lo que te ha llevado a ser la persona más fuerte que conozco. Es la que antes hacía todas esas cosas del primer párrafo conmigo, sin necesidad de tener la excusa de estudiar.

Como buen sinónimo de mi ciudad que eres, creo que deberías saber algo. Madrid echa de menos verte sonreír sin heridas. Las cicatrices van desapareciendo con el tiempo. Dicen que la vida es todo lo que nos va sucediendo mientras nosotros hacemos otros planes, y definitivamente es una de las pocas grandes verdades sobre el existencialismo. A veces, esas cosas que nos van sucediendo, son… una puta mierda. (Disculpad, estaba intentando pensar en otra forma de decirlo, pero no hay palabras lo suficientemente buenas para describir ese concepto). Pero tú eres Madrid.

Eres esos domingos de sol en La Latina, la fiesta que acaba con un buen desayuno en San Ginés, la lealtad del Bernabeu, el romanticismo de una joyería en Serrano, la ñoñería de las barquitas del retiro, el corazón del centro de Gran Vía… sólo me falta decir a “cup of café con leche in Plaza Mayor”.

Eres Madrid. Y Madrid nunca se ha rendido ante nada. Siempre salió a pelear con uñas y dientes, aunque fuera contra francesitos armados hasta las cejas y con cacerolas y cubiertos como armas. Y, ¿sabes qué?, ganamos.

Por mi parte creo que ha llegado el momento de seguir estudiando. Por la tuya de sonreír de una puta vez. Pero hacerlo de verdad.

Buenos días, Madrid

B.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s